Quienes somos Contáctanos Publicar Admin


www.indymedia.org

Projects
climate
print
radio
satellite tv
video

Pacific
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
melbourne
sydney

Africa
nigeria
south africa

Europe
athens
austria
barcelona
belgium
bristol
cyprus
euskal herria
finland
germany
ireland
italy
madrid
netherlands
norway
portugal
prague
russia
sweden
switzerland
thessaloniki
united kingdom

Canada
alberta
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancouver
victoria
windsor

Latin America
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
colombia
ecuador
mexico
peru
qollasuyu
rosario
tijuana
uruguay

South Asia
india
mumbai

West Asia
israel
palestine

United States
arizona
atlanta
austin
baltimore
boston
buffalo
central florida
chicago
danbury, ct
dc
eugene
hawaii
houston
idaho
ithaca
la
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
new jersey
new mexico
north carolina
north texas
ny capital
nyc
philadelphia
portland
richmond
rochester
rocky mountain
san diego
san francisco bay area
santa cruz, ca
seattle
st louis
urbana-champaign
utah
vermont
western mass

Process
discussion
fbi/legal updates
indymedia faq
mailing lists
process & imc docs
tech
volunteer

EL PROBLEMA DE LA TIERRA EN BOLIVIA

Mila Matias (22/07/2003 15:34)

Con azadones, machete en mano e incluso dinamitazos (como en Ocabaya) los campesinos sin tierra vuelven a ocupar los latifundios. En el altiplano, el chaco y el oriente la sed de tierra usurpada hace siglos continúa.




Los campesinos y originarios, el 71% de la población en Bolivia, sólo poseen el 9% del total de tierras cultivables, el resto(91%) está en manos de grandes terratenientes.. Estos datos confirman el total fracaso de la Reforma Agraria del 53, que ha condenado al campesinado al minifundio y surcufundio.

Durante el 52 y 53 era frecuente la toma de tierras, especialmente en Cochabamba, los campesinos organizaban centros de preparación militar, atacaban las haciendas por sorpresa, al son de los pututos y al grito de “mueran los patrones”. Este movimiento era influencia de la Tesis de Pulacayo (1946) de esencia trotkysta, que planteó la necesidad de la lucha revolucionaria de los trabajadores del agro. Pero fue el decreto ley de Reforma Agraria el muro de contención con el que chocaron los campesinos, además ha demostrado la total incapacidad de la burguesía nativa, de desarrollar el país e industrializar el agro; ni sus leyes ni reformas han dado fin este problema latente. La famosa ley INRA tampoco resuelve el problema, prueba de ello es el surgimiento de agrupaciones campesinas en pos de tierra.

¿ POR QUÉ EL MOVIMIENTO CAMPESINO AISLADO NO PUEDE DESEMBOCAR EN LA REVOLUCIÓN?

A lo largo de la historia los campesinos vienen luchando por recuperar su tierra, han sido capaces de cercar ciudades, organizar bloqueos, etc. , sin embargo estas descomunales luchas campesinas no han logrado dotarse de una dirección única y centralizada. Los Mallku, Evo, Veliz, etc. son viva expresión del localismo y caciquismo campesino, que divide la lucha de los trabajadores del agro. Las radicales acciones que asumen los campesinos en determinados momentos, se ven limitadas por su condición de pequeños propietarios, reduciendo su lucha a l engrandecimiento de sus parcelas, sin avanzar hasta la destrucción de la propiedad privada, sustento del capitalismo. Es así que observamos a burócratas campesinos e indígenas movilizar a sus bases para exigir respeto a la ley burguesa o títulos para sus diminutas terrenos.

REVOLUCIÓN PROLETARIA: LA UNICA QUE PUEDE DAR TIERRA AL CAMPESINO.

(PERSPECTIVAS)

No habrá ley burguesa, ni firma de convenio alguno, entre gobierno y burócratas, que impida que el problema de la tierra vuelva a manifestarse en movimientos semejantes a los de Pananti, Ocabaya, Terebinto o Collana. Mientras el camino sea luchar por la pequeña parcela, el problema campesino persistirá. La vía correcta es expropiar la gran hacienda, industrializar el agro y poner en pie las granjas colectivas; y éste proyecto sólo será posible en la medida en que se selle la alianza obrero-campesina. La burguesía ha demostrado que no puede cumplir estas tareas, sólo el proletariado acaudillando la revolución social, no se detendrá hasta acabar con toda forma de opresión de clase y otorgará toda la tierra al campesino.


Con azadones, machete en mano e incluso dinamitazos (como en Ocabaya) los campesinos sin tierra vuelven a ocupar los latifundios. En el altiplano, el chaco y el oriente la sed de tierra usurpada hace siglos continúa.

Los campesinos y originarios, el 71% de la población en Bolivia, sólo poseen el 9% del total de tierras cultivables, el resto(91%) está en manos de grandes terratenientes.. Estos datos confirman el total fracaso de la Reforma Agraria del 53, que ha condenado al campesinado al minifundio y surcufundio.

Durante el 52 y 53 era frecuente la toma de tierras, especialmente en Cochabamba, los campesinos organizaban centros de preparación militar, atacaban las haciendas por sorpresa, al son de los pututos y al grito de “mueran los patrones”. Este movimiento era influencia de la Tesis de Pulacayo (1946) de esencia trotkysta, que planteó la necesidad de la lucha revolucionaria de los trabajadores del agro. Pero fue el decreto ley de Reforma Agraria el muro de contención con el que chocaron los campesinos, además ha demostrado la total incapacidad de la burguesía nativa, de desarrollar el país e industrializar el agro; ni sus leyes ni reformas han dado fin este problema latente. La famosa ley INRA tampoco resuelve el problema, prueba de ello es el surgimiento de agrupaciones campesinas en pos de tierra.

¿ POR QUÉ EL MOVIMIENTO CAMPESINO AISLADO NO PUEDE DESEMBOCAR EN LA REVOLUCIÓN?

A lo largo de la historia los campesinos vienen luchando por recuperar su tierra, han sido capaces de cercar ciudades, organizar bloqueos, etc. , sin embargo estas descomunales luchas campesinas no han logrado dotarse de una dirección única y centralizada. Los Mallku, Evo, Veliz, etc. son viva expresión del localismo y caciquismo campesino, que divide la lucha de los trabajadores del agro. Las radicales acciones que asumen los campesinos en determinados momentos, se ven limitadas por su condición de pequeños propietarios, reduciendo su lucha a l engrandecimiento de sus parcelas, sin avanzar hasta la destrucción de la propiedad privada, sustento del capitalismo. Es así que observamos a burócratas campesinos e indígenas movilizar a sus bases para exigir respeto a la ley burguesa o títulos para sus diminutas terrenos.

REVOLUCIÓN PROLETARIA: LA UNICA QUE PUEDE DAR TIERRA AL CAMPESINO.

(PERSPECTIVAS)

No habrá ley burguesa, ni firma de convenio alguno, entre gobierno y burócratas, que impida que el problema de la tierra vuelva a manifestarse en movimientos semejantes a los de Pananti, Ocabaya, Terebinto o Collana. Mientras el camino sea luchar por la pequeña parcela, el problema campesino persistirá. La vía correcta es expropiar la gran hacienda, industrializar el agro y poner en pie las granjas colectivas; y éste proyecto sólo será posible en la medida en que se selle la alianza obrero-campesina. La burguesía ha demostrado que no puede cumplir estas tareas, sólo el proletariado acaudillando la revolución social, no se detendrá hasta acabar con toda forma de opresión de clase y otorgará toda la tierra al campesino.


añadir comentarios