Quienes somos Contáctanos Publicar Admin


www.indymedia.org

Projects
climate
print
radio
satellite tv
video

Pacific
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
melbourne
sydney

Africa
nigeria
south africa

Europe
athens
austria
barcelona
belgium
bristol
cyprus
euskal herria
finland
germany
ireland
italy
madrid
netherlands
norway
portugal
prague
russia
sweden
switzerland
thessaloniki
united kingdom

Canada
alberta
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancouver
victoria
windsor

Latin America
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
colombia
ecuador
mexico
peru
qollasuyu
rosario
tijuana
uruguay

South Asia
india
mumbai

West Asia
israel
palestine

United States
arizona
atlanta
austin
baltimore
boston
buffalo
central florida
chicago
danbury, ct
dc
eugene
hawaii
houston
idaho
ithaca
la
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
new jersey
new mexico
north carolina
north texas
ny capital
nyc
philadelphia
portland
richmond
rochester
rocky mountain
san diego
san francisco bay area
santa cruz, ca
seattle
st louis
urbana-champaign
utah
vermont
western mass

Process
discussion
fbi/legal updates
indymedia faq
mailing lists
process & imc docs
tech
volunteer

Declaración El Militante ante la insurrección

El Militante (17/10/2003 11:52)

Declaración de la corriente marxista El Militante en España sobre los acontecimientos revolucionarios en Bolivia.

Declaración de El Militante, periódico de la corriente marxista en el movimiento obrero y la juventud del Estado español

¡Total apoyo a la insurrección popular boliviana!
¡Por el triunfo de la revolución socialista!

Desde la corriente marxista agrupada en El Militante queremos transmitir nuestro más enérgico apoyo a los trabajadores, campesinos, jóvenes y a todo el pueblo boliviano que en las últimas semanas están protagonizando una lucha heroica y decisiva contra el presidente-asesino Sánchez Lozada.

Somos conscientes, a pesar de la lejanía geográfica, de que las próximas horas y días serán decisivas para la historia del pueblo de Bolivia. La auténtica insurrección popular que vive el país expresa de forma clara la voluntad del pueblo boliviano de un cambio social profundo, que acabe de una vez con la miseria y la opresión que el sistema capitalista impone a la inmensa mayoría de la sociedad. El imperialismo y la burguesía boliviana se han dado perfecta cuenta de que lo que está en juego no es sólo la permanencia o no de un presidente, sino la supervivencia de su sistema de explotación, el capitalista. Por eso, el imperialismo y la burguesía harán todo lo que les sea posible para que el poder político y económico no se les escape de las manos. Eso es para ellos lo fundamental.

Hasta ahora han jugado la carta de la represión, atacando militarmente la movilización popular y asesinando impunemente a más de 80 personas. Pero el efecto ha sido el contrario del que pretendían: el pueblo se ha lanzado a la calle con más fuerza y más masivamente. Es posible que, si fracasa la vía represiva, intenten descarrilar el movimiento insurreccional de forma “democrática”, mediante todo tipo de maniobras y engaños al pueblo. Para los ricos lo fundamental es no perder el control del aparato del Estado y la propiedad de los medios de producción. Si no consiguen aplastar el movimiento con un baño de sangre, optarán por hacer cambios por arriba (poder para el vicepresidente, formación de una asamblea constituyente que respete la propiedad de las multinacionales y de la oligarquía boliviana, etc.) para que todo siga igual, y más adelante, cuando las situación les sea más favorable, intentar aplastar el movimiento revolucionario.

Sin embargo, las condiciones para derrotar al imperialismo y a la oligarquía en Bolivia son muy favorables. La reacción no cuenta con ninguna base social de apoyo y, con la represión salvaje corren el riesgo de fracturar el ejército y la policía (ha habido múltiples casos en el que policías y soldados se han negado a disparar a la población, e incluso han dado muestras de simpatía hacia la insurrección popular). Pese a todas las condiciones favorables el triunfo revolucionario no está garantizado. Es vital que en estos momentos cruciales los dirigentes de la COB y del MAS apunten de forma clara y decidida hacia donde tiene que desembocar el proceso revolucionario. Bajo nuestro punto de vista la insurrección del pueblo boliviano sólo puede triunfar si se orienta hacia el derrocamiento del capitalismo y la instauración de una democracia obrera, en la que los recursos económicos fundamentales del país estén planificados en función de los intereses de la mayoría de la sociedad y firmemente controlados por los trabajadores.

Por lo tanto:

- Total apoyo con el movimiento insurreccional del pueblo boliviano. Los sindicatos y partidos de la izquierda en el Estado español y en todo el mundo deberían lanzar una campaña de solidaridad inmediata, incluyendo una campaña de fondos económicos para las organizaciones bolivianas en lucha.

- ¡Ningún pacto con los partidos burgueses y sus líderes! Su único objetivo es tratar de reencauzar la situación y preservar sus privilegios de siempre. Para acabar con la miseria y la injusticia, para garantizar los derechos del pueblo, los obreros y campesinos bolivianos sólo pueden confiar en sus propias fuerzas, en su organización y en su lucha.

- Creación de los comités de huelga en los distritos campesinos y urbanos, fábricas, minas, campo, facultades... con el fin de organizar la autodefensa contra la represión y los siguientes pasos de la lucha. Esos comités tienen que asumir directamente la organización de todos los aspectos de la vida social (transporte, alimentación, producción, seguridad), que no deben estar en manos de los burgueses o del aparato estatal de la burguesía. Los comités de huelga se deben basar en la máxima participación y democracia, con dirigentes elegibles y revocables en cualquier momento. La formación de comités a una escala cada vez más amplia, hasta llegar a nivel nacional, constituiría la base del único régimen genuinamente democrático: la democracia obrera.

- Orientación conciente a la base del ejército y de la policía para que formen también comités de soldados para que neutralicen a todos los elementos asesinos que están disparando y reprimiendo al pueblo.

- La lucha por el derrocamiento del gobierno de Losada así como la renacionalización de las empresas privatizadas, la derogación de la ley de Seguridad Ciudadana, del Código Tributario y de la ley de Hidrocarburos, planteadas por la COB, tienen que estar vinculadas a la lucha por el derrocamiento del capitalismo. La lucha por acabar con la miseria y la opresión está totalmente ligada a la conquista de una democracia obrera y a la economía planificada, en la que todos los resortes económicos fundamentales, incluido el sistema bancario, estén nacionalizados y bajo control democrático de la clase obrera. En otras palabras, la lucha contra la miseria y la explotación solo es verdaderamente consecuente si tiene un carácter socialista.

- La situación revolucionaria que en estos momentos se vive en Bolivia es parte de un proceso más amplio que abarca a toda América Latina y el mundo. El triunfo de la revolución en Bolivia tendría efectos inmediatos en Venezuela, Argentina y otros países, fortaleciendo procesos revolucionarios que se han abierto en los últimos años. Con el triunfo de la revolución socialista en Bolivia la perspectiva de una Federación Socialista de América Latina sería un poderoso revulsivo para la revolución en todos los países del continente y del mundo, incluyendo EEUU.

Madrid, 17 de octubre de 2003

-------------

Para contactar con nosotros:
 elmilit@arrakis.es

Web de El Militante:
 http://www.elmilitante.org/

Artículos sobre Bolivia en El Militante:
 http://www.elmilitante.org/index.asp?id=muestra_cat&cat=43

e-mail: elmilit@arrakis.es       Homepage: http://www.elmilitante.org

añadir comentarios