Quienes somos Contáctanos Publicar Admin


www.indymedia.org

Projects
climate
print
radio
satellite tv
video

Pacific
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
melbourne
sydney

Africa
nigeria
south africa

Europe
athens
austria
barcelona
belgium
bristol
cyprus
euskal herria
finland
germany
ireland
italy
madrid
netherlands
norway
portugal
prague
russia
sweden
switzerland
thessaloniki
united kingdom

Canada
alberta
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancouver
victoria
windsor

Latin America
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
colombia
ecuador
mexico
peru
qollasuyu
rosario
tijuana
uruguay

South Asia
india
mumbai

West Asia
israel
palestine

United States
arizona
atlanta
austin
baltimore
boston
buffalo
central florida
chicago
danbury, ct
dc
eugene
hawaii
houston
idaho
ithaca
la
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
new jersey
new mexico
north carolina
north texas
ny capital
nyc
philadelphia
portland
richmond
rochester
rocky mountain
san diego
san francisco bay area
santa cruz, ca
seattle
st louis
urbana-champaign
utah
vermont
western mass

Process
discussion
fbi/legal updates
indymedia faq
mailing lists
process & imc docs
tech
volunteer

Colonia y estado republicano

Juan Vladimir Ortiz (22/06/2004 13:03)

agotamiento de la colonia y el estado republicano y la necesidad de refundar Bolivia estableciendo un nuevo pacto social entre todos

COLONIA Y ESTADO REPUBLICANO

La Historia de Bolivia, registra en sus páginas sublevaciones y rebeliones indígenas, producidas antes y después de la constitución del estado republicano el 6 de Agosto de 1825. ¿Cuál el origen de la rebeldía indígena? primero el sometimiento de los indígenas originarios a la esclavitud por parte de la colonia, segundo el carácter monocultural y excluyente del estado republicano unitario. Esta herencia de más de quinientos años de opresión y coloniaje; el sello antinacional y antidemocrático del estado republicano que desgraciadamente se caracterizó: por haber reducido a menos del 50% el territorio nacional, por enajenar nuestros recursos naturales, por desarrollar una cultura de complicidad y corrupción en las élites gobernantes, por permitir que las oligarquías terratenientes, mineras y financieras, subordinen los altos intereses del pueblo boliviano a intereses foráneos; condenando así al pueblo Boliviano a la más humillante dependencia, opresión y miseria.

Por otra parte, los agentes del imperialismo no dudaron un solo instante en utilizar los mecanismos del estado para ejercer violencia en contra del pueblo, violando sus más elementales derechos, excluyendo de los niveles de discusión y decisión a los habitantes de origen de esta parte del continente. Esta actitud criminal y segregacionista, nos permite evidenciar que ayer y hoy la exclusión se constituye en el principal problema nacional, y que l@s bolivian@s tenemos la obligación histórica de resolver este problema en la visión y construcción del nuevo estado.

HOY LOS OPRIMIDOS Y EXCLUIDOS DEL PAÍS, AYMARAS, QUECHUAS, GUARANÍES, PUEBLOS DE LA AMAZONÍA Y CLASES MEDIAS EMPOBRECIDAS, REMUEVEN LOS CIMIENTOS DE ESE ESTADO REPUBLICANO DECADENTE Y ANTINACIONAL Y DEMANDAN LA REFUNDACIÓN DE BOLIVIA.

AUTODETERMINACIÓN
Si bien los aymaras fueron los únicos que a lo largo de la historia de Bolivia demandaron la necesidad de constituir su propio estado, hoy después de 178 años de experiencia republicana l@s bolivian@s de PUEBLO ACCIÓN Y SOBERANÍA, coincidimos con las más diversas organizaciones de la sociedad boliviana, que llegó tiempo de dar origen a un NUEVO ESTADO, de contenido multinacional y plurilingüe, que incorpore la interculturalidad y la autodeterminación de los pueblos, que cualifique y perfeccione el sistema democrático, que tenga la virtud de desmonopolizar la representación pública, que acabe con las candidaturas de lista en el nivel nacional y local, que incorpore la revocatoria de mandato como mecanismo de control social, que prohíba la asignación de recursos a los partidos políticos y que elimine la impunidad de los gobernantes, sean estos del poder ejecutivo, poder judicial, poder legislativo, poderes locales, etc.

Si en esta perspectiva aceptamos el derecho de los pueblos y naciones a la autodeterminación, debemos estar conscientes que la solución del problema nacional que líneas arriba identificamos como la exclusión de las grandes mayorías nacionales no puede enfocarse de manera estática, esto significa, que se lo debe hacer en correspondencia al momento y condiciones históricas que se plantea este tema, es decir, constatado el agotamiento del Estado Republicano, el fracaso del Neoliberalismo y el Sistema Político de Partidos. La concepción del NUEVO ESTADO debe tener la virtud de redefinir el rol y la relación entre ESTADO, ECONOMÍA y SOCIEDAD., remarcando que cuando se habla de autodeterminación e inclusión no se lo hace en la concepción liberal del reconocimiento nominal de derechos, sino de la necesidad del reconocimiento e incorporación de los excluidos en la toma de decisiones, el derecho a elegir de manera directa a sus autoridades, planificar y administrar sus recursos, definir sus políticas de desarrollo, fortalecer sus formas de democracia interna y el respeto a sus CULTURAS QUE SE NIEGAN A DESAPARECER o ser asimiladas por la cultura occidental.

NUEVO ESTADO
Luego de las jornadas de lucha y resistencia, en los meses de septiembre y octubre donde bolivian@s patriotas ofrendaron su vidas en defensa de la Dignidad y la Soberanía Nacional, frente a la actitud represiva y criminal del gobierno finalmente el 17 de octubre de 2003, culmino con la fuga de Gonzalo Sánchez de Lozada y sus secuaces; se da inició al proceso de transición del viejo estado monocultural y excluyente, hacia la construcción del nuevo estado multinacional y plurilingüe sin exclusiones; para alcanzar este objetivo histórico, el pueblo Boliviano estableció con el nuevo gobierno una Agenda de Prioridades NUEVA LEY DE HIDROCARBUROS; REFERENDUM y ASAMBLEA CONTITUYENTE.

Lamentablemente los políticos de siempre se refugiaron en el poder legislativo, el poder judicial, el poder ejecutivo y los gobiernos locales, para desde allí iniciar una ofensiva destinada a bloquear todas estas iniciativas; estos antecedentes nos permite constatar que los espacios públicos de decisión, nuevamente están en poder de estas mafias organizadas que sirven incondicionalmente a la oligarquía y los intereses transnacionales; por todo esto, debemos tomar conciencia y asumir que la ASAMBLEA CONSTITUYENTE es el único escenario real, en el que será posible generar nuevos consensos y definir la bases sobre las que se edificará el nuevo estado, que construya la unidad nacional en la diversidad respetando nuestras diferencias; reconociendo de esta manera nuestro carácter multinacional y plurilingüe.

Es frente a este nuevo desafió, que las fuerzas y organizaciones del campo popular tienen la misión histórica de generar condiciones y escenarios de debate, que estimulen y garanticen la participación de las más diversas organizaciones de la sociedad civil boliviana, orientadas a establecer nuevas formas de entendimiento y de colaboración entre tod@s l@s bolivian@s, así como la elaboración colectiva de propuestas que faciliten la construcción y constitución de la BOLIVIA SIN EXCLUSIONES.

Afortunadamente comienza a generalizarse en nuestro país la idea de la necesidad de cambiar las viejas estructuras políticas y administrativas, y de una nueva concepción de lo que debe y puede ser el nuevo estado boliviano, ideas y propuestas que predominantemente no excluyen, sino, que admiten la posibilidad del federalismo u otro tipo de estado; un hecho sintomático y alentador que habla de la necesidad de cambios en la estructura política del Estado Boliviano, es el que está madurando en organizaciones políticas, intelectuales, sindicales, cívico-vecinales y culturales, de nuestro país -nos referimos a algunos de los artículos publicados en medios de comunicación escrita- en los que se habla de: “la Bolivia Plurinacional” propuesta elaborada por el CIPCA; la denominada “Media Luna” que pretende conformar un eje de desarrollo en el Oriente; la restitución del Kollasuyo y el retorno “al Ayllu” como definición política y económica de reciprocidad; el “Estado Federal” dividido en cuatro regiones con posibilidades de constituir ejes de desarrollo; el Estado Tri-Territorial” dividido en tres niveles nacional, departamental y municipal. Preocupación que evidencia y denuncia la caducidad del Estado Republicano Unitario, pero, que fundamentalmente marca el inicio de un profundo proceso de reflexión y debate sobre la viabilidad y perspectiva de nuestro país.
Seguramente en los próximos meses asomaran otras propuestas, que nos hablaran de nuevos tipos de estado y nuevas estructuras, etc., aunque en algunos casos por tratarse de propuestas individuales, el peligro radica en que se soslaye la cuestión fundamental EL DERECHO DE LOS PUEBLOS A DECIDIR EL RÉGIMEN POR EL QUE QUIEREN GOBERNARSE.

PUEBLO ACCIÓN Y SOBERANÍA
L@s bolivian@s del campo y las ciudades que formamos parte de PUEBLO ACCIÓN y soberanía, nos organizamos para luchar por el respeto a la autodeterminación de las naciones, por la defensa de nuestros recursos naturales renovables y no renovables, por la conservación del Medio Ambiente y la Biodiversidad, por el derecho a ser diferente en un país diverso, por el respeto a los derechos universales del hombre, por la construcción de una Patria Libre y Soberana, y por la construcción de la Unidad Latinoamericana.

Declaramos abierta y militantemente nuestra pertenencia al Movimiento Popular, y consecuentes con esta decisión nos hemos asignado la tarea de llevar a la conciencia ciudadana la convicción de involucrarse en el debate y la acción, así como la de mostrar a l@s bolivian@s que el reconocimiento de los derechos de los aymaras, quechuas, guaraníes, los pueblos de la amazonía y las clases medias empobrecidas, no significará de ninguna manera la disgregación y la ruina de Bolivia. Sino, que marcara un hito en la historia del fortalecimiento y desarrollo de una Democracia distinta, que enarbola la bandera del reconocimiento pleno del derecho a la autodeterminación de los pueblos y naciones; hecho que obliga al pueblo boliviano iniciar la construcción de un mecanismos de acción unitaria, de acuerdo con los intereses fundamentales de desarrollo y perfeccionamiento de la democracia, es decir, la implantación de la DEMOCRACIA DIRECTA como voz y decisión del soberano EL PUEBLO.


POR LA PATRIA ¡SIEMPRE!

Juan Vladimir Ortiz L.
PUEBLO ACCIÓN Y SOBERANÍA




e-mail: pueblo@bolivia.com      

añadir comentarios