Quienes somos Contáctanos Publicar Admin


www.indymedia.org

Projects
climate
print
radio
satellite tv
video

Pacific
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
melbourne
sydney

Africa
nigeria
south africa

Europe
athens
austria
barcelona
belgium
bristol
cyprus
euskal herria
finland
germany
ireland
italy
madrid
netherlands
norway
portugal
prague
russia
sweden
switzerland
thessaloniki
united kingdom

Canada
alberta
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancouver
victoria
windsor

Latin America
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
colombia
ecuador
mexico
peru
qollasuyu
rosario
tijuana
uruguay

South Asia
india
mumbai

West Asia
israel
palestine

United States
arizona
atlanta
austin
baltimore
boston
buffalo
central florida
chicago
danbury, ct
dc
eugene
hawaii
houston
idaho
ithaca
la
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
new jersey
new mexico
north carolina
north texas
ny capital
nyc
philadelphia
portland
richmond
rochester
rocky mountain
san diego
san francisco bay area
santa cruz, ca
seattle
st louis
urbana-champaign
utah
vermont
western mass

Process
discussion
fbi/legal updates
indymedia faq
mailing lists
process & imc docs
tech
volunteer

Las muertes de Marcelina

(((i))) lp (10/01/2006 12:13)

Este 10 de enero se recuerdan tres años de la muerte de Marcelina Meneses, una compatriota que sufrió la discriminación al extremo en tierras argentinas. Como muchos, ella emigró en busca de mejores días para su vida y la de su familia, pero encontró la muerte de la mano de un guardia argentino.

MUERE LA COMANDANTA RAMONA al inicio de "La otra campaña"

Las notas a continuación relatan lo sucedido en la autoría de Ancelmo Maydana (willyancelmo@yahoo.es), comunicador boliviano que residió durante varios años en Argentina.

--------------------------------------------------------------------- Las muertes de Marcelina

Son las nueve de la mañana, es un día miércoles y los termómetros dicen que hace exactamente 30º de calor pero en el interior de esta oruga de hierro, de traqueteo infernal que se mueve a más de 80 kilómetros por hora, la sensación real de la temperatura es de 40º. Todas las puertas y ventanas de los vagones están abiertas, sin embargo el tren echa humo no del pico de la locomotora sino de los hierros que se derriten.

Los pasajeros sofocados, achicharrados tratan de no tocar las paredes del tren como si fuera una plancha eléctrica.

Marcelina es una mujer de 31 años, llegó hace cinco a Buenos Aires en busca de trabajo y de un destino diferente al de su patria. Marcelina trata de acercarse a la puerta del tren que va repleto de gente colgada de los pasamanos, "no empujés, boliviana de mierda", le dice un hombre a quien Marcelina ha rozado apenas, los demás pasajeros histéricos vomitan en coro contra Marcelina toda suerte de improperios xenófobos y de otros desprecios, la zarandean, la empujan.

Marcelina que lleva en espalda a su hijo Alejandro de dos meses y tiene las manos llenas de bolsas, no puede sostenerse en ningún pasamanos; el tren se mueve torpemente, llegan por fin a la puerta, pero aun no se divisa la estación donde debe bajar, el tren continúa su marcha veloz, es el inicio de un día pegajoso y sucio, los insultos no cesan "estos bolivianos siempre jodiendo", le dice el guardia del tren que está parado en la puerta y como quien le hace lugar en realidad la empuja; Marcelina y Alejandro caen; en el último instante Marcelina trata de sujetarse de algo, de alguien, pero no ve ninguna mano extendida, caen abrazados, despreciados, solos a enfrentarse con el dolor infinito.

Ninguna palabra puede describir ese instante entre ellos y los rieles. Se oye un grito inmenso cargado de terror, y nada más, el tren continúa su bulliciosa carrera a la estación? "Que hiciste pelotudo", le dice al guardia un pasajero; yo, nada, responde el guardia.

Nadie vio nada, nadie escuchó nada, De no mediar la solidaridad de un pasajero, Julio Cesar Jiménez que vio lo que sucedió y luego denunció el hecho a la comisaría este abominable suceso habría pasado inadvertido, como un descuido de "la boliviana". La policía recogió los cuerpos, lo que quedaba de ellos, y archivó el caso caratulado como: accidente incierto, o alguna otra palabra técnica que justifica su vergonzoso accionar, toda vez que a un boliviano lo atraviesa un cuchillo, o una bala, o lo destripan las rieles de un tren.

En la próxima estación, los valerosos hombres y mujeres que insultaron a una mujer con un niño en la espalda bajan despreocupados, no se sienten culpables, al final solo eran una boliviana y su hijo además ellos no la empujaron, sólo la insultaron. Sucedió el 10 de enero de 2001.

Los ex diputados, Fernando Kiffer y Manuel Suárez, expeditos maestros, hicieron las maletas para ir a investigar el hecho a Buenos Aires, enviados por un Congreso ajeno a los problemas del país, cuanto más a los problemas de quienes ya no viven al amparo de la patria (¿la patria ampara?).

Con el dinero que se gastó en el viaje de ambos, más los viáticos se pudo haber contratado a un eficiente buffet de abogados penalistas, se hubiera enjuiciado a la empresa de trenes TMR, encontrado a los culpables y a lo mejor hasta sobraba dinero, pero no, llegaron los dos experimentados investigadores a constatar lo que ya todo el mundo sabía.

No tuvieron tiempo de escuchar las quejas de algunos ingenuos compatriotas que creen que los diputados o los embajadores pueden hacer algo por ellos.

Haciendo un esfuerzo lograron acomodar en su apretada agenda el clásico paseo por el centro, comprar algunos regalos para la familia, recuerdos porteños; una postal entupida del obelisco filudo y hueco, en fin ya se sabe que Buenos Aires no es una postal, que es real y mata.

Y la tierra prometida es un pequeño espacio en algún cementerio olvidado fuera de la ciudad.

Las asociaciones de bolivianos en Argentina intentaron un par de protestas y algunas publicaciones de la comunidad recuerdan el hecho con un incomprensible eslogan: "no se olviden de Marcelina". ¿Quien, no la debe olvidar, el gobierno?, Marcelina Meneses y su hijo fueron asesinados, y la búsqueda de justicia es responsabilidad de toda la sociedad, sobretodo y principalmente de los medios, por qué delegar algo que nos compete.

Los hechos delictivos en las grandes urbes ciertamente suceden y la policía no puede cubrir con su presencia todos los rincones del delito, pero en este caso existe un testigo ocular: "yo lo vi todo". Sin embargo la justicia, poderosa mama grande, sale con quien paga más y como en una subasta se vende a quien tenga billetera abierta. Sino se castiga el crimen, este o cualquier otro, se le concede otra oportunidad al asesino, que se relame los dientes y se frota las manos mientras observa a su próxima víctima. La impunidad reproduce el delito y da la venia al carnicero.

-------------------------------------------------- Radio fobia 10

El domingo los jóvenes en las canchas, (barras quilomberas se hacen llamar) cantan alegremente los estribillos preparados y las graderías tiemblan de alegría al ritmo de una popular canción, "bolivianos de mierda, por que no se van", reza una parte, sin embargo, en ninguno de los dos equipos hay ningún jugador de nacionalidad boliviana.

Un sol fantástico ilumina este día de las dos grandes pasiones argentinas: el fútbol y la xenofobia. La sociedad porteña histérica y de siempre renovados prejuicios, constructora de este poderoso Estado moderno, inserto desde hace años en la economía del primer mundo, que tiene leyes innovadoras contra la discriminación, que pena incluso con la cárcel a los aprendices de nazis, tolera sin aspavientos que una emisora de radio vomite cada día todo su repertorio de podredumbre contra la gente pobre y para colmo negros, o sea bolivianos (en Buenos Aires, todo aquel que no es blanco es negro).

Por qué el Estado Argentino no actúa de oficio, y hace cumplir la ley antidiscriminatoria: que dice en uno de sus párrafos "?tres años de privación de libertad a quien promueva odio racial..." y castigue a Radio 10 con alguna módica sanción, cualquier pena pequeña que nos invite a pensar que las cosas puedan cambiar para bien de todos. El director de esta emisora es un joven emprendedor de hábitos políticos nefastos, dedos rápidos, y buenas amistades, lleno de frustraciones, y resentimientos; en fin, un personaje ridículo, de la fauna neofascista argentina.

Sin embargo, debemos reconocerle a Radio 10 su eficacia dentro la sociedad, su emisora es una de las de mayor audiencia en la ciudad. Esta radio, debería avergonzarnos a todos, pues coloca en evidencia: "el lado del cerdo del ser humano". La Justicia investiga desde hace años (investigaba podríamos decir) a policías de la provincia de Buenos Aires, sospechados de ser los autores materiales de los ataques a familias de campesinos bolivianos en Escobar. Para robarles un par de monedas, los torturaron con todo lo que aconseja para la ocasión el truculento manual de la triple A, policías argentinos lo hicieron.

Bolivia le está vendiendo grandes cantidades de gas al país hermano, a un precio, que todos sabemos, está por debajo de los precios internacionales, a cambio de estos favores, (venderles gas y venderles barato), no sería posible pedirle al gobierno argentino, en nombre de la solidaridad y mutuo respeto que debe haber entre los pueblos y toda esa cháchara de palabras vacías, un poco de humanidad para las personas; por ejemplo que la justicia argentina acelere algunas investigaciones timoratas de bolivianos masacrados por la fuerza pública, para no hablar de los actos cotidianos e inofensivos de la sociedad como escupir a los niños morenos en las escuelas de los barrios que casi siempre son bolivianos o de empujar a las rieles de un tren en marcha a una mujer y su hijo, este y otros cientos de hechos aberrantes archivados.

Por supuesto quienes somos nosotros para inmiscuirnos en su manera de ser, les estamos vendiendo gas a precio que da risa, podríamos invitarlos a cumplir sus propias ordenanzas y a no pasarse, por partes que no hace falta nombrar, algunas de sus leyes.

Pero ya se sabe los negocios son cosa de gente seria, vestida exquisitamente, puntual y de pocas palabras, son nuestros tecnócratas sin sangre, el orgullo de la nación.

La comunidad judía en Argentina logró que la federación de fútbol de ese país, a través de su presidente Julio Grondona, sancione duramente los cánticos hostiles (antisemitas) de determinadas hinchadas de fútbol y comprometió duras sanciones para los equipos que incurran en ello, muy bien señor Grondona, y porque no hacer lo mismo con los cánticos grotescos y denigrantes hacia los bolivianos o hacia cualquier grupo de personas.

Radio 10, nos elige a nosotros dentro del vasto caleidoscopio del desprecio del color de las personas, nosotros los más petizos y negritos de la clase. A esta hora exactamente Daniel Hadad, director de la radio, y sus fóbicos locutores, continúan su campaña de difamaciones, mentiras y agravios contra los trabajadores bolivianos. La sociedad porteña ávida e inteligente, desea entender lo que sucede, alguien tiene que tener la culpa de la crisis, y por supuesto jamás son las políticas económicas, ni los gobiernos. Daniel hadad ha encontrado a los culpables perfectos. Son pobres, morenos, se defienden mal y están solos.

De la Argentina que se jactaba de ser el crisol de todas las razas no queda nada, no hay lugar para los niños morenos en Buenos Aires. Es curioso pero en la Argentina "bolita" es el peor insulto que recibe una persona, sintetiza cosas como ladrón, sucio, flojo, desalmado, drogadicto, miserable, alcohólico, y varios otros adjetivos de igual vergüenza. El agravio es tan evidente que ningún medio de comunicación serio, utiliza esta palabra para referirse a los bolivianos. Sin embargo en Bolivia los canales y periódicos no tienen reparos y la utilizan frecuentemente para nombrar a los inmigrantes.


añadir comentarios

Los negros argentinos

Jorge zarate Bustamante 10/01/2006 14:18

Esta pintura de lo que ocurre n Buenos Aires ,es correcta ,pero tambien vale para lo que se dio en llamar los "negros" o "cabecitas negras" o "cabecitas" y en estos tiempos "villeros" (por los que habitan las villas de emergencia).
En realidad ,Buenos Aires,desprecia a los pobres que en su mayoria son de ascendencia indigena no importa si son Bolivianos,Argentinos,Parguayos ,Chilenos,etc,lo importante es que son pobres y poco elegantes,para esta urbe que simpempre miro a Europa,y que, nunca quiso que la emparentaran con sus hermanos latinoamericanos.Ahi estan las verdaderas razones de su desprecio,que lo ejerce igualemnte con sus propios connacionales "negros" y pobres.

e-mail: jczarg@yahoo.com.ar      

Denuncia

Atreyu 10/01/2006 16:57

Muy pocos artículos de este foro me tocan el corazón, definitivamente esta ocasión vale para reflexionar del enorme daño que sufre la gente en manos de la humanidad. Si bien Buenos Aires es un ejemplo, vale añadir a Madrid y Barcelona, quizas Roma, Napoles, y todos los países norteños que están siendo INVADIDOS por las bacterias bolivianas. Sé que Argentina no disimula su odio racial, y lo infiltra en su cultura, sé que sus medios apoyan la discriminación y que casos como este son pan diario, pues aquí en el país, se escupirá al indio de mierda, escupiremos a los hijos de las empleadas, en Argentina los matarán. Me pongo a pensar si mi madre fuera esa mujer que apenas sobrevive en el dolor de su existencia, y ruego a dios porque ella se mantenga donde está, agradeciendo el milagro de haber nacido en una cuna buena, donde nadie le faltará al respeto y donde nadie escupirá sobre su rostro. El dolor me desgarra, porque quiero recordarle al idiota porteño que ahora lee estas líneas, que los ingleses los consideraron mierda y los violaron en las Malvinas, con el mayor de los desprecios, les reventaron el culo.
Ahora, nuestro miserable país les provee de energía, abasteciendo sus hambrientos hogares, pero Buenos Aires, se cree el bastión de Europa, alberga el Jet Set de los maricas y se burlan de los latinos, escupiendo a sus hermanos en la calle, vomitando la borrachera de sus elucubraciones. Buenos Aires es la misma sentencia, los bolitas son insultos, y su trabajo mantiene el jet set gaucho que alucina con codearse con los grandes, masturbandose en la oscuridad, despreciando a quien le mantiene. Pero la justicia de Dios es sabia, y nadie de nosotros que hemos hecho daño a nuestros padres podemos vivir felices. Espero que esta mierda se acabe, y que el marica de Krischner se acuerde de la gente que trabaja en la Argentina cuando estreche la mano del indio de mierda, del bolita, del pendejo.
No siempre estaremos abajo, cabrones, pues el día del juicio llegará pronto.

Yo no discrimino.

Argentino. 11/01/2006 13:29

La nota es exagerada. En la argentina no hay mas discriminacion que la que hay en Bolivia.
La argentina es un pais de inmigrantes. Hoy en dia, los argentinos nos atendemos en hospitales publicos con medicos y medicas bolivianos. Excelentes profesionales. Tambien hay muchos peruanos y ecuatorianos.
Los quinteros bolivianos rapidamente progresan, se compran su camioncito tata, van al mercado central a vender verdura...
No creo que la argentina sea un pais especialmente xenofobico con nadie.

Con respecto al gas considero que es un desproposito que nos vendan gas barato. No puedo creer que un pais que no tiene una red de gas para sus habitantes lo exporte. Y encima a precio de regalo. ¿ Como puede ser que de mi cocina sale gas boliviano y en Bolivia las mujeres tienen probñlemas bronquiales y pulmonares pòrqu tienen que cocinar con leña y carbon? Creo que muchos bolivianos deberian separar el pueblo argentino de las clases dirigentes de argentina.
Al regalarnos el gas no le hacen un favor al pueblo argentino. Porque asi ayudan a que la clase dirigente no se haga cargo de la crisis energetica de la Argentina. Y los politicos ganan tiempo. Ojala la tarifa del gas en argentina costara el 400% o directamente no haya gas. De esa manera nos preguntariamos ¿por que no explotamos nuestro propio gas? ¿ Que paso con la privatizacion energetica de la argentina? ¿ Y las supuestas inversiones?

Con respecto a Malvinas, es verdad que nos rompieron el culo. Pero no se olviden que les hundimos una docena de embarcaciones a los Ingleses. Entre ellas el hermes y el Sir galahan. Se hundieron n el atlantico sur con armas nucleares en su interior. Ademas le metimos una bomba de 500 kilos al Invencible. Que no detono de pura casualidad. Solamente el aujero qiue le hizo la bomba al caerle en el caso lo dejo fuera de circulacion con miles de aviones, helicopteros y armas de toda clase. Todavia el invencible es eñl portaviones britanico mas avanzado que tienen. Los mismos ingleses manifiestan respeto por la tropa argentina.

Dejen de mentir

argentina 13/01/2006 09:54

Dejense de mentir, en Argentina los bolivianos están mucho mejor que en la misma Bolivia. Somos demasiado generosos los argentinos... por eso viven millones de bolivianos acá.

Dan risa que se quejen de la supuesta "discriminación" de los argentinos contra los bolivianos. Si tienen que huir de su pais es porque la peor discriminacion contra los bolivianos la hacen los bolivianos contra sus pobres.

Ya hacemos demasiado por lo pobres de otros paìses. Haganse ustedes cargo de su gente, caraduras!!!

¿Por casa como andamos?

Manuel 13/01/2006 12:57

Hace mucho que vivo en Argentina, mi padre era de Coroico (Yungas) y mi madre de un plueblito ínfimo de la provincia Loayza (La Paz). Recuerdo haber tenido problemas raciales en bolivia (varias veces) y en alguna ocación en Argentina. Me parece que en Argentina la gente es mas tolerante y tiene muchos menos complejos. Las notas que leí más arriba desbordan en complejos de inferioridad y de victimismo. ¿Porque vienen tantos bolivianos a la Argentina? Sencillamente porque hay mejores oportunidades, de lo contrario irian a Perú o a Chile o a Brasil o a cualquier otro país de latinoamericano. Esa forma de escribir de novela barata para describir un hecho lamentable, no puede ser puesta como el caso común, cuando de hecho a bolivianos que explotan a otros bolivianos en plena Capital federal.
Hay muchos bolivianos en Argentina, por lo tanto viene a cuento eso de "es de bien nacidos ser agradecidos".

e-mail: manueltorrez@yahoo.com      

LO PRINCIPAL ES LUCHAR.

Francisco González 24/01/2006 10:34

He podido observar que lo que pudiera ocurrir en Argentina,puede ocurrir también en Brasil;en Bolivia en Ecuador,en Paraguay y en cualquier otro país que sea receptor de población foránea.El que emigra a otro país "parece como que renuncia al suyo" ya que si no fuera así no emigraría.Se quedaría y trataría desde dentro de cambiar la situación político-social.Admiro lo que ha ocurrido ahora en Bolivia.La lucha de años ha fructificado y hoy tienen a un presidente indígena.Que creo que representará a su pueblo con dignidad y con orgullo tras haber llevado a cabo años de lucha.Admiro a LOS QUE NO SE HAN IDO DE BOLIVIA Y A LOS QUE HAN SIDO CAPACES DE INTENTAR CAMBIAR DESDE DENTRO EL PAÍS.
Cuando se abandona la patria,el país que nos vió nacer por vernos deslumbrados por el progreso y el afán de lucro en otras tierras.Estaremos siempre a merced de ser vilipendiados,discriminados y apartados.Por eso considero que la solución es quedarse y luchar desde dentro.
DESDE LAS ISLAS CANARIAS UN FUERTE ABRAZO A LOS QUE SIENTEN LA PATRIA AMERICANA.LA QUE QUISO SIMÓN BOLÍVAR;S.MARTÍN;SOLANO LÓPEZ Y TANTOS PRÓCERES.
Francisco González(Islas Canarias)
e-mail: paco650904@hotmail.com

e-mail: paco650904@hotmail.com      

Bolivianos en Argentina

Observador 28/01/2006 15:54

En Argentina viven más de 4.000.000 de inmigrantes bolivianos, paraguayos, peruanos y chilenos. La mayoría son ilegales y viven en las villas miserias de las grandes ciudades. Estos millones de pobres extranjeros les cuestan mucho al estado argentino que les paga hospitales y escuelas gratuitos, y hasta les subencionan los servicios que usan en las villas (agua, electricidad, etc.). En cualquier otro país los hubieran deportado por trangredir las normas inmigratorias. Argentina está llena de miserables de paises limitrofes. Se imaginan si los argentinos les mandaran a sus millones de pobres para que de ellos se hagan cargo los bolivianos? Resuelvan sus problemas en Bolivia y dejen de mandar miserables desagradecidos a paises ajenos. Caraduras!