Quienes somos Contáctanos Publicar Admin


www.indymedia.org

Projects
climate
print
radio
satellite tv
video

Pacific
adelaide
aotearoa
brisbane
jakarta
melbourne
sydney

Africa
nigeria
south africa

Europe
athens
austria
barcelona
belgium
bristol
cyprus
euskal herria
finland
germany
ireland
italy
madrid
netherlands
norway
portugal
prague
russia
sweden
switzerland
thessaloniki
united kingdom

Canada
alberta
hamilton
maritimes
montreal
ontario
ottawa
quebec
thunder bay
vancouver
victoria
windsor

Latin America
argentina
bolivia
brasil
chiapas
chile
colombia
ecuador
mexico
peru
qollasuyu
rosario
tijuana
uruguay

South Asia
india
mumbai

West Asia
israel
palestine

United States
arizona
atlanta
austin
baltimore
boston
buffalo
central florida
chicago
danbury, ct
dc
eugene
hawaii
houston
idaho
ithaca
la
madison
maine
michigan
milwaukee
minneapolis/st. paul
new jersey
new mexico
north carolina
north texas
ny capital
nyc
philadelphia
portland
richmond
rochester
rocky mountain
san diego
san francisco bay area
santa cruz, ca
seattle
st louis
urbana-champaign
utah
vermont
western mass

Process
discussion
fbi/legal updates
indymedia faq
mailing lists
process & imc docs
tech
volunteer

Comienza la historia del Mutún

Editorial / Editorial (05/06/2006 10:31)


El desarrollo del Mutún se perfila como un hecho mucho más trascendental que la instalación de una industria del hierro y del acero, sino como un polo cuya fuerza se sentirá en todo el territorio nacional.


Con mucha demora incluso respecto de países de la región, Bolivia acaba de dar los primeros pasos para su ingreso en la era siderúrgica. La industria de industrias, como es llamada la siderurgia en el mundo, tendría que dar un fuerte impulso a la economía nacional.
La adjudicación de la explotación del yacimiento del Mutún se produjo finalmente. El trámite fue nervioso, dada la impaciencia de los dirigentes de Puerto Suárez, que estuvieron esperando durante 40 años que se tome esta determinación.

El momento ha llegado a ocho años de la existencia del gasoducto Río Grande-Puerto Suárez, que pasa por la zona y permite la operación de venta de gas a Brasil. Era el factor que faltaba, pues la siderurgia utiliza mucha energía en todas sus etapas. Usar carbón vegetal, como era la alternativa, es algo que las leyes de protección del medio ambiente prohíben.

Ya en 1974, cuando se suscribieron los acuerdos Banzer-Geisel, se mencionó que como efecto de la instalación del gasoducto comenzaría también la explotación del hierro de la zona. Ahora, el gasoducto tiene otro punto de consumo de gas al que tiene que atender en el mercado interno.

La empresa de origen indio que se adjudicó la licitación, Jindal Steel & Power Limited, se ha comprometido a invertir 2.300 millones de dólares, el monto más alto que se haya volcado hasta ahora en la historia del país.

Surge finalmente en la zona del Mutún el tan anunciado "polo de desarrollo", que atraerá cientos de otras actividades. Es cierto, las primeras veces que se habló de dicho polo se mencionó la posibilidad de instalar en la zona, además de la actividad siderúrgica, plantas petroquímicas que ahora, dado el distanciamiento en las relaciones con Brasil, están descartadas.

Es tan grande el impacto de la siderurgia que impulsará otras actividades económicas que harán de la zona el núcleo más pujante de la economía nacional. Para comenzar será preciso avanzar sin más dudas en la construcción de Puerto Busch. Ese objetivo es ahora impostergable, pues hace falta asegurar el tránsito de los productos hacia la Hidrovía Paraguay-Paraná.

El solo anuncio de que comenzará la explotación del Mutún es una inyección que movilizará a las empresas vinculadas con el transporte ferroviario y el carretero. El desarrollo del Mutún se perfila como un hecho mucho más trascendental que la instalación de una industria del hierro y del acero, sino como un polo cuya fuerza se sentirá en todo el territorio.

Será oportuno que las autoridades de la zona tomen previsiones para el crecimiento urbanístico, a fin de evitar congestionamientos desordenados de los miles de bolivianos que se trasladarán a la zona en busca de trabajo y progreso.

Ha surgido en el extremo sur- este del territorio nacional un factor de progreso que podría cambiar la historia del país. Por el momento, ha tenido la virtud de eclipsar a las noticias del gas natural. Y eso ya es en extremo bueno.



añadir comentarios